México aprueba la despenalización total del aborto en la capital

 

25 de abril de 2007

México - El congreso del Distrito Federal aprobó hoy una polémica reforma legal que permite la total despenalización del aborto en la capital mexicana en las doce primeras semanas de gestación, en una decisión inédita en México.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), dominada por partidos de izquierda, votó en pleno la reforma al artículo 144 del Código Penal del D.F., que fue aprobada por 46 votos a favor, 19 en contra y una abstención.

La decisión fue tomada después de más de cinco horas de debate y luego de una fuerte controversia entre los grupos antiabortistas, apoyados por la Iglesia Católica, y organizaciones a favor de la medida.

La sesión se realizó en medio de un fuerte cerco policial de 400 uniformados por las protestas de manifestantes de ambas tendencias en los alrededores del recinto legislativo.

Los votos a favor de la norma, que sólo aplicará para la capital mexicana -habitada por más de ocho millones de personas-, provinieron de los partidos de izquierda de la Revolución Democrática (PRD), Nueva Alianza, Coalición Socialdemocrática, así como del Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro).

En tanto, votaron en contra los legisladores del conservador Acción Nacional (PAN), el Partido Verde Ecologista Mexicano (PVEM) y un independiente.

Al inicio de la discusión el diputado del PAN Ezequiel Rétiz aseguró que la ley "atenta contra el derecho a la vida, pues cualquier ser vivo, desde el momento mismo de la concepción, tiene vida".

Rétiz presentó, además, las 74.000 firmas recabadas por organizaciones civiles con la intención de pedir la celebración de un referendo sobre el tema.

Los legisladores de la izquierda mexicana defendieron la reforma legal, al considerar que lo fundamental es "que las mujeres puedan decidir en un momento determinado hacerse un aborto" y que "las doce semanas son un plazo prudente".

Hasta ahora la práctica del aborto en México, un país con poco más de 106 millones de habitantes, ha sido ilegal y solo se permitía en determinados supuestos, tales como la violación y cuando está en riesgo la vida de la mujer.

También cuando hay malformaciones congénitas, cuando el embarazo es producto de una inseminación artificial no deseada o por razones económicas en madres de más de tres hijos.

Por el momento, una normativa como la aprobada hoy en el Distrito Federal no se está analizando en otros estados del país, aunque el PRD ha presentado una propuesta similar en el Senado nacional, donde el PAN tiene mayoría, por lo que parece difícil que prospere.

El debate sobre el aborto a raíz de esta reforma legal ha elevado la tensión política y social en México en las últimas semanas y enfrentado a sectores conservadores y progresistas en el país.

Por un lado, están organizaciones conservadoras católicas como Provida y el Colegio de Abogados Católicos de México (CACM), contrarios a la despenalización.

Por el otro, están asociaciones izquierdistas como el Grupo de Información en Reproducción Asistida (GIRE) y otras que defienden el derecho de la mujer a decidir sus opciones ante un embarazo.

A las primeras se han adherido varias iglesias mexicanas, entre ellas los obispos católicos, al frente de los cuales se colocó la semana pasada el papa Benedicto XVI.

El Sumo Pontífice envió un mensaje el pasado 18 de abril, en el que proclamaba que el Vaticano se unía "a la Iglesia en México y a tantas personas de buena voluntad, preocupadas ante un proyecto de ley, del Distrito Federal, que amenaza la vida del niño por nacer".

Aunque políticos izquierdistas descalificaron el comentario, al considerar la declaración del máximo jerarca de la Iglesia católica una violación de la soberanía mexicana, mientras el gobierno mexicano, del PAN, señaló que había estado dentro de lo tolerable.

Como ha sucedido en varias ocasiones en las últimas semanas, los grupos enfrentados por la nueva ley salieron hoy a las calles para mostrar su apoyo o rechazo a la reforma.

Medio millar de personas del PRD, Alternativa y del Grupo de Información en Reproducción Asistida (GIRE) celebraron un mitin en el hemiciclo a Juárez, para defender la ley.

En tanto, un grupo de simpatizantes conservadores próximo al recinto legislativo mostró pancartas que decían "Vida sí, aborto no", "Un aborto es matar el futuro de México", y "Asesinos, asesinos", esta última contra los legisladores. EFE