Tomada la capital
Miles de taxistas de punto paralizaron prácticamente la capital hondureña, al tomarse las principales vías de comunicación, exigiendo al gobierno la rebaja de seis lempiras al precio de las gasolinas. A la altura de la colonia Centroamérica los protestantes quemaron llantas. Pero muchos de ellos fueron detenidos por la policía.