Bush dice que Congreso
debe aprobar reforma
migratoria integral

 

28 de abril de 2007

Washington - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, instó hoy a los legisladores a que lleguen a un acuerdo en el complejo tema migratorio, que definió como un "desafío crítico" para el país.

"Nuestro actual sistema migratorio necesita una reforma", señaló Bush en su tradicional discurso semanal de los sábados, a lo que añadió que es necesario "un sistema que satisfaga las necesidades legítimas de la economía (...), trate a la gente con dignidad y ayude a la asimilación de los recién llegados en el país".


El inquilino de la Casa Blanca insistió en que es necesario hacer frente a todos esos problemas al unísono o ninguno de ellos se verá resuelto.

Se calcula que hay alrededor de 12 millones de indocumentados en EE.UU. y las distintas facciones políticas no se ponen de acuerdo sobre qué hacer con ellos.

Bush quiere establecer un programa de trabajo temporal para algunos de ellos, así como crear una vía que permita alcanzar la ciudadanía a muchos de los que ahora residen ilegalmente en el país.

El presidente de Estados Unidos calificó de irreal la propuesta de algunos de los sectores más radicales de deportar en masa a los que no tienen papeles.

La reforma migratoria centró en algún momento la agenda doméstica de Bush, pero la oposición de muchos conservadores, que ven a los indocumentados como una amenaza para los trabajadores estadounidenses, impidió que el proyecto despegase.

El Senado aprobó en mayo pasado una propuesta que habría ofrecido a los indocumentados una vía para alcanzar la ciudadanía, pero el proyecto se hundió en la Cámara de Representantes, que dio prioridad a las medidas para reforzar la seguridad fronteriza.

Bush volvió a dar hoy un nuevo impulso al tema durante su alocución radiofónica. La reforma migratoria centrará también el discurso de la ceremonia de graduación que pronunciará en la Universidad Miami Dade, en el estado de Florida.

Dijo estar convencido de que ambos bandos del espectro político pueden mantener un debate "serio, educado y concluyente" sobre la reforma migratoria, a lo que añadió que EE.UU. merece un sistema migratorio que asegure las fronteras y rinda al mismo tiempo honores a una nación de inmigrantes.

"Existe el deseo tanto por parte de los republicanos como de los demócratas de solucionar este problema", señaló Bush, quien indicó que "el trabajar juntos nos permitirá una reforma migratoria integral este año".

La idea de establecer un mecanismo para que los ilegales alcancen la ciudadanía todavía está sobre la mesa, aunque la propuesta que se baraja dificultaría ese objetivo al establecer multas, viajes al país de origen y largas esperas.

La mayoría de las encuestas muestran que los estadounidenses están a favor de una reforma migratoria que permita a los indocumentados trabajar en EE.UU. y adquirir estatus legal. EFE