Sigue vigilancia militar aunque
Zelaya ordenó suspenderla

 

30 de abril de 2007

Tegucigalpa - La vigilancia militar en las entradas de Tegucigalpa, ante la posibilidad de nuevas protestas de taxistas que el viernes paralizaron la ciudad, se mantiene aunque el presidente Manuel Zelaya ordenó el domingo suspenderla.

Los contingentes militares y tanquetas continúan en las entradas norte, sur y este de la capital hondureña porque la orden de Zelaya no se ha dado oficialmente, sólo se ha divulgado por la prensa, dijeron hoy a Acan-Efe fuentes castrenses.

El gobernante hondureño aseguró el domingo por la noche, en declaraciones a la prensa, que se retiraría la vigilancia para facilitar las celebraciones, mañana, del Día del Trabajo.

Zelaya dijo que "desde horas tempranas" de hoy se produciría "el retiro de todas las fuerzas militares, y quedarán solamente las fuerzas de seguridad policíaca para mantener el orden en la ciudad, con el fin de que se desarrollen los actos, las marchas y las manifestaciones" obreras.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Romeo Vázquez, aseguró a medios locales que se cumpliría la decisión del presidente.

El mandatario ordenó el despliegue militar el sábado después de que los taxistas amenazaron con volver a bloquear vías estratégicas y las entradas de la capital hondureña para que el Gobierno abarate los combustibles o les autorice alza de tarifas.

Sin embargo, dirigentes del gremio descartaron hoy nuevas medidas de presión y dijeron que esperarán reunirse con Zelaya, posiblemente el próximo miércoles, para plantearle sus demandas junto a directivos del Consejo Nacional del Transporte.

El presidente reiteró hoy que los transportistas están invitados para una reunión con él el próximo miércoles.

Los taxistas paralizaron Tegucigalpa el viernes, pero la Policía y militares los desalojaron violentamente de los sectores donde bloqueaban el tráfico. EFE