"Mel" ordena repliegue
de militares de la capital

 
30 de abril de 2007
Redacción Proceso Digital

Tegucigalpa - El presidente de la República, Manuel Zelaya Rosales, ordenó hoy el repliegue de las fuerzas militares, que durante el fin de semana se apostaron en las principales calles y salidas de la ciudad capital, para evitar que fueran tomadas por los taxistas u otros grupos de presión.


Desde el viernes el anterior, el gobierno desplegó un inusual contingente militar que incluyó tanquetas y equipo motorizado, lo que provocó el asombro y el malestar de la población capitalina, ya que consideraron la medida como innecesaria y desproporcionada.

Muchos ciudadanos se pronunciaron en contra de la exagerada presencia de soldados en las calles, pues consideraron que la represión y la intimidación por medio de las armas, no es la forma de enfrentar el descontento popular por las alzas constantes a los combustibles y a otros productos de primera necesidad.

Para algunos este tipo de despliegues militares solo hacen recordar a los hondureños los aciagos años de los golpes militares y contradicen los postulados del “Poder Ciudadano” que llevó a la presidencia a Zelaya Rosales.

El presidente Zelaya arguyó que la militarización de la capital fue ordenada para mantener el orden, la seguridad y garantizar el estado de derecho en el país.

Indicó que su deber como gobernante es mantener el orden, preservar la paz y la libre circulación de bienes y personas en el país y evitar que se perjudiquen los derechos de los demás.

No obstante, dijo que ya giró instrucciones al estado Mayor de las Fuerzas Armadas para que procedan al repliegue de los efectivos militares y sólo se dejará el personal necesario para brindar seguridad a los bienes públicos.

El gobernante también indicó que la decisión de retirar las fuerzas militares de la capital obedece a un deseo de su gobierno de que las marchas del 1 de mayo, Día del Trabajo, se realicen en plena libertad, paz y convivencia.

Apuntó que las marchas serán vigiladas por las fuerzas de la policía, pero únicamente para dar seguridad a los marchantes que acudirán a las celebraciones y evitar que gente ajena a la celebración puedan aprovecharse para causar disturbios.

Por su lado, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Romeo Vásquez Velásquez, dijo que como institución disciplinada procederán al retiro de los efectivos militares de la ciudad, pero se mantendrán pendiente de un nuevo llamado del alto mando militar.