Mercado laboral del istmo
es poco calificado

 
  • El 43% de los trabajadores no ha completado la primaria; de este grupo, 13% no tiene educación alguna.
  • Es necesario romper ese ‘equilibrio de bajo nivel’ y dar un ‘salto cuantitativo y cualitativo’ del empleo.
30 de abril de 2007

Costa Rica - La Organización Mundial del Trabajo (OIT) alertó hoy que el mercado laboral de Centroamérica continúa sin modernizarse, pues la mayoría de los puestos de trabajo son mal remunerados y de baja calidad, a causa de la mano de obra poco calificada.

Según datos del primer "Informe del observatorio de mercado laboral" de la oficina subregional de la OIT , presentado ayer en San José, el 43% de los trabajadores centroamericanos no completó la primaria, y de estos 13% no tiene educación alguna. "Seguimos observando un equilibrio de bajo nivel.

Se trata de un círculo vicioso en el que tenemos mano de obra con escasa formación y entonces atraemos empresas que no requieren mucha mano de obra calificada" como las maquilas, declaró Gerardina González, directora de la oficina subregional de la OIT.

Según González, es necesario romper ese "equilibrio de bajo nivel" y dar un "salto cuantitativo y cualitativo" del empleo, mediante una mejor orientación de las políticas de educación y formación profesional.

Agregó que de esa forma se podría atraer empresas que utilicen más tecnología y que requieran trabajadores más calificados, con lo cual los países podrían elevar su productividad y competitividad, así como la calidad de vida de sus ciudadanos.

Los países con mejores indicadores en educación son Panamá, donde el 22.8% de la fuerza laboral posee estudios superiores y únicamente un 9.2% no ha completado la primaria; y Costa Rica, en donde el 21% tiene estudios universitarios y solo el 11.9% no terminó la primaria.

En el sentido opuesto aparecen El Salvador, con un 43% de su fuerza de trabajo sin primaria, seguido por Guatemala (31.2%), Honduras (28.9%) y Nicaragua (24.9%), señala el estudio elaborado con datos de 2005. Según González, mejorar estos indicadores es "factible pero difícil", pues se requiere una acción decidida de los Estados para impulsar políticas de empleo decente junto a las de crecimiento económico.

"Es necesario que el empleo ocupe el centro de las políticas económicas y sociales de los países; no es solamente crecer, controlar la inflación y tomar medidas macroeconómicas, sino que debemos preocuparnos por lo que pasa con el empleo", afirmó.

En la región la agricultura tradicional sigue siendo una de las principales fuentes de trabajo con un 22% de participación, pero la cifra alcanza un 39% en Honduras y un 38% en Guatemala, al contrario de Costa Rica (9%).